Saber las causas y soluciones si el coche pierde aceite, es fundamental antes que esta falla se transforme en un gran problema.

Una pequeña mancha en la plaza de nuestro garaje, puede ser el síntoma de un gran problema que incluso puede llegar a la pérdida total del coche.

Te contaremos, como una pequeña gota de aceite en el suelo de tu parking, puede ser una de las mayores señales de alerta con el funcionamiento de tu coche.

¿Que hace el aceite en el motor del coche?

El aceite, permite que pueda hacerse eficientemente la propulsión del motor mediante la explosión interna y movimiento de los pistones.

Un coche se mueve, por una compleja sinergia de subsistemas que se unen en lograr la movilidad. Uno de los más complejos sistemas, lo compone el motor de combustión interna.

Dentro de una cámara cerrada, se produce una mezcla de carburante con aire y mediante una chispa que produce la bujía, se produce una explosión que mueve los pistones.

Estos pistones, se mueven con una gran fuerza dentro de la cámara metálica. Sin una correcta lubricación, este roce podría generar un daño que haría imposible de replicar más de un par de veces.

Es por ello que el aceite es fundamental en el funcionamiento del coche. Del mismo modo, mantiene lubricadas otras piezas metálicas del motor, limpia de suciedad y corrosión, las cámaras. Además que es crucial en la regularización de la temperatura interna del motor.

Cada motor tiene una indicación de aceite requerido. No todos los motores funcionan con la misma cantidad, viscosidad, tipo y origen de aceites. Sin embargo, cada motor debe tener una cantidad mínima de aceite para poder funcionar correctamente.

¿Cómo sé que mi coche pierde aceite?

Lamentablemente, la mayoría de las personas notan que sus coches han perdido una gran cantidad de aceite demasiado tarde.

La consecuencia más grave de la falta de aceite, puede ser una serie de fallas generalizadas del funcionamiento y eficiencia del motor, que pueden incluso llegar a la rotura total del coche.

Las piezas metálicas del motor pueden friccionar de una manera inadecuada, generando un exceso de calor que puede fracturar, romper o fundir las piezas, causando lo que se conoce como gripado del motor.

Estas pueden ser las señales más evidentes de pérdida de aceite del motor:

  • Manchas o pequeños charcos de aceite debajo del coche
  • Disminución del nivel medido en la varilla de medición
  • Manchas de aceite en las ruedas o en otras partes del coche
  • Encendido de la luz del tablero de revisión del motor
  • Ruidos o pequeños saltos en el motor
  • Olor a combustión en el interior del coche
  • Gases oscuros en el escape
  • Mayor consumo de combustible
  • Fallas de aceleración

El contenido de aceite de un coche, es en promedio unos 5 litros. Dependiendo de la envergadura de la falla, pueden drenarse en cuestión de pocos días.

¿Cuál puede ser el problema?

En el mismo momento que sospechamos que nuestro coche está perdiendo aceite, lo primero que debemos hacer es acudir a un taller mecánico para la revisión y reparación de la falla.

La pérdida de aceite, puede deberse a un sinnúmero de causas. Sin embargo, las más comunes son:

  • Golpes en el Carter o el tapón del depósito
  • Filtro de aceite roto o flojo
  • Juntas de las válvulas o de la culata, rotas, vencidas o estiradas
  • Aceite descompuesto y pastoso

Todos estos problemas pueden tener una sencilla y económica solución, si son atendidos a tiempo; en caso contrario, las reparaciones pueden ser muy costosas y dejar incapacitado el coche.