Cambiar la batería de los coches antiguos era una operación súper sencilla.

Desconectabas los polos, sacabas la batería vieja, colocabas la nueva y listo… ¡Aquí no ha pasado nada!

Sin embargo, los coches nuevos con ordenadores y cerebros electrónicos han complicado un poco esta tarea.

Resulta que los coches de menos de 10 años de antigüedad, trabajan con uno o varios ordenadores centrales.

Estos cerebros electrónicos se alimentan de energía eléctrica y controlan desde la hora hasta la mezcla de combustible del motor.

Si les cortamos la energía súbitamente, podemos afectar su memoria y sin querer, reiniciar el coche a sus valores de fábrica.

Esto va mucho más allá que perder las presintonías de la radio, puede afectar valores significativos de la conducción.

Por lo tanto, cambiar la batería actualmente, es un proceso un poco más complejo y delicado.

Cambiar la batería: Tutorial para inexpertos

Si eres un mecánico experimentado, cambiar una batería es para ti un proceso tan sencillo como atarse los zapatos.

Sin embargo, para la mayoría de nosotros, el capó del coche es un cofre que guarda más misterios que el espacio exterior.

Llevar el coche al taller para hacer el cambio de batería, no siempre es una opción posible, pues el cambio puede pillarnos fuera del acceso a talleres especializados.

Pero no te preocupes que con estos sencillos pasos, hacer el cambio de batería será mucho más simple de lo que puedas pensar.

Mejores baterías de coche

[amazon table=»5931″]

Paso 1: Grabador de memoria

Como hemos dicho, los ordenadores que controlan los elementos del coche necesitan una alimentación eléctrica.

A pesar que la batería parezca muerta y no da suficiente energía para el encendido del coche, guarda una cierta carga suficiente para alimentar estos ordenadores.

Por lo tanto, desconectar la batería les quitaría esa reserva de carga que los hace trabajar aún con la batería “muerta”.

Para asegurarnos que el ordenador del coche mantenga su carga durante el cambio de batería, debemos comprar un dispositivo llamado Grabador de Memoria.

Son aparatos pequeños y por lo general, muy económicos. Se pueden comprar por internet o en cualquier tienda de autopartes.

Este pequeño aparato, se conecta a la salida del encendedor del coche. Funciona como un alimentador de electricidad y al mismo tiempo como un guardador de los valores principales de la memoria del ordenador del coche.

El funcionamiento es muy sencillo:

  1. Inserta la memoria en el puerto del grabador de memoria.
  2. Enchufa el grabador en el puerto de 12V del coche, el mismo del encendedor o el que esté destinado para ello de acuerdo al modelo.
  3. Comprueba el encendido mediante la luz del aparato, generalmente, se enciende una luz verde que indica que está operando.

Paso 2: Cambiar la batería

Una vez que hemos comprobado que el grabador funciona correctamente, debemos preparar el cambio de la batería.

Esto debemos hacerlo con tiempo, pues, el cambio de la batería debe hacerse lo más rápido posible. El grabador de memoria, tiene una capacidad limitada y no debemos retrasar mucho el proceso del cambio.

En primer lugar, debemos remover las protecciones que tenga la batería. Algunos modelos tienen una carcasa plástica que protege la batería o algún mecanismo anti caídas o antirrobo.

Debemos remover esta carcasa y dejar expuesta la batería. Asegúrate que no haya tornillos, tuercas, tapas u otros sujetadores de la batería.

Comprueba que los terminales de la batería estén lo suficientemente flojos para que sean fácilmente removibles.

Una vez que has comprobado todo esto, conecta el grabador, ten la batería nueva lista y disponte a desconectar la vieja.

Paso 3: Instalando la batería nueva

Un paso casi obligatorio es que compruebes la polaridad de la batería. Fíjate en los cables, por lo general son de colores diferentes e indican un polo (+/-).

Si te sirve de ayuda a tu memoria, has una foto con el móvil antes de desconectar la batería vieja.

Saca la batería vieja y aléjala del paso, no parece, pero muchas son las caídas por tropiezos con la batería en este momento.

Coloca la batería nueva en su sitio sin conectarla. Asegúrate que esté estable y que no sea fácil moverla con tu mano.

Conecta primero el polo positivo (+) y luego el negativo (-). Fija los cables del coche a los terminales de la batería.

Procura no apretar con mucha fuerza los cables, por lo general los terminales de la batería son susceptibles a romperse por excesos de presión.

Una vez que has conectado la batería nueva, enciende el coche y deja un par de minutos para que los valores se vuelvan a reconfigurar.

Desconecta el grabador del encendedor y apaga el coche nuevamente.

Asegura la batería y comprueba que no se mueve de su sitio, comprueba que los cables están bien sujetos al terminal y… ¡Listo! Has hecho un cambio de batería por ti mismo.

[amazon table=»5932″]