Cambiar las ruedas del coche no es la acción más normal que vas a tener que realizar en el ejercicio de la circulación con tu automóvil. Sin embargo, como conductor tienes que estar preparado para saber llevar a cabo estas operaciones.

Una cuestión de prevención

Se trata de una precaución esencial para tu seguridad y la del resto de usuarios de la vía. Las ruedas son los principales contactos de tu vehículo con el asfalto, por lo que deben estar siempre en condiciones óptimas. Y, si no se encuentran en este estado, mermarán la calidad de la conducción, lo que ya te hemos dicho que es muy peligroso.

¿Cuándo tienes que cambiar los neumáticos de tu coche?

cambiar las ruedas de tu coche

Aunque parezca increíble, no todos los conductores saben como cambiar un neumático. Como no queremos que este inconveniente siga perjudicando la seguridad en las carreteras, te ofrecemos una pequeña guía para que esta acción te resulte sencilla. Presta atención.

Una interpretación general

En primer lugar, hay dos premisas básicas que suelen asociarse al cambio de las ruedas de un vehículo. Se trata del transcurso de cinco años desde el día de su compra y de que hayan sido recorridos 30 000 km con ellas. No obstante, influyen otros factores de la circulación al considerar estos dos criterios principales: la conducción más o menos agresiva, las circunstancias de las vías que han ido atravesando los vehículos, etc.

Pero estos cambios, asociados al mantenimiento, pueden ser gestionados en tu taller mecánico de confianza. Hay otros imprevistos como los golpes, las abolladuras, los pinchazos y los reventones, que van a hacer que tus ruedas no funcionen correctamente. En estos casos vas a tener que cambiarlas, te encuentres donde te encuentres.

Toma nota de los pasos que tendrás que seguir para que estas operaciones sean un éxito.

¿Cómo cambiar un neumático? Un esquema sencillo

cambiar las ruedas de tu coche

Si necesitas cambiar las ruedas de tu automóvil, solo has de seguir estos pasos. Sigue leyendo:

  1. Reduce gradualmente su velocidad y estacionalo en un lugar seguro y llano. Sal con el chaleco reflectante puesto y coloca, según el tipo de carretera, los triángulos de señalización.
  2. Ten a mano las herramientas que vas a necesitar y, antes de levantar el vehículo, afloja las tuercas del neumático. Aplica el gato en la parte del chasis oportuna.
  3. Eleva el automóvil mediante el gato hasta que el neumático que tengas cambiar esté rozando el firme. Pon la rueda que cambias bajo el coche, lo que evitará que este sufra daños si falla el gato.
  4. Ya es el momento de poner la rueda de repuesto. Resulta imprescindible que te asegures manualmente de que has apretado los tornillos de un modo seguro.
  5. Lo primero que tienes que hacer es quitar el neumático cambiado que habías empleado como una especie de colchón por precaución. El siguiente paso consiste en ir bajando el nivel al que se había elevado tu vehículo. Hazlo hasta que la rueda nueva que has puesto se encuentre tocando el suelo. Cuando hayas comprobado que la misma está a ras de suelo, ya puedes ir retirando el gato. Aprieta, por último, los tornillos de la rueda de repuesto mediante la llave, puesto que tienes que asegurarte de que están bien sujetos.

Apunta una indicación final

Como último consejo, una vez que hayas procedido al cambio de los neumáticos, te recomendamos que te informes en la gasolinera más cercana de si tienen la presión oportuna, una circunstancia que es clave para el buen funcionamiento de dirección, suspensión y amortiguación.

En definitiva, cambiar un neumático puede ser una necesidad ineludible para tu conducción. Así que te conviene dominar a la perfección la técnica requerida en estas incidencias.