Elegir el mejor taller mecánico, debe estar en la lista de las cosas más importantes junto a un buen médico o un buen abogado.

Lamentablemente, los talleres mecánicos, han ganado una muy mala fama, debido a talleres de baja profesionalidad, sin confianza y ética profesional.

Para una pequeña inspección del coche o una reparación mayor, acudir a un taller mecánico de confianza, profesionalidad y calidad, adquiere cada vez más importancia.

Siguiendo estos 7 pequeños consejos, podemos estar seguros de acertar con nuestra elección:

1.  Confía en las recomendaciones

La experiencia de los demás, adquiere crucial importancia a la hora de elegir un buen taller mecánico. Esto, puede ser tomado de manera bidireccional, es decir, debemos seguir los consejos positivos y negativos.

Nada peor que un “te lo dije”, por lo tanto, debemos hacer igual caso a aquellos consejos que nos indican que un taller es poco profesional o de dudoso proceder.

2.  Redes Sociales e Internet: Un poco de investigación

Si existe algo realmente cierto en la era de las redes sociales e internet, es que “no hay nada oculto bajo el sol”.

Un 95% de los usuarios españoles, utiliza recomendaciones online como un factor diferenciador para hacer compras de bienes o servicios.

Los usuarios, no tienen ningún recato en exponer públicamente sus insatisfacciones con el resultado, trato o precios de determinados talleres.

Para ello, te recomendamos una simple búsqueda en Google. Si no sabes como hacerlo, puedes seguir los siguientes pasos:

  1. Introduce el patrón de búsqueda “taller ‘abcd’ opiniones”
  2. Verifica la fuente, el tono y la forma de la página. Por lo general, las páginas de opiniones más serias, tienen sistemas de calificación por estrellas o puntos e identifican al usuario de manera explícita.

3. Taller sucio: Mala señal

Ese mito que decía que el taller más desprolijo era el mejor, no se aplica desde hace por lo menos una generación.

Los talleres de la actualidad, son sitios agradables, iluminados y con una impecable presencia. Con mecánicos uniformados, con un aspecto cuidado y con un orden bastante visible.

4. Identificación visible

El nombre de la empresa, número de identificación, tipo de actividad que realizan y la identificación industrial, deben estar visibles y en la entrada del local.

5. Lenguaje y claridad

En términos generales, debemos desconfiar de los servicios que no explican las cosas de manera clara, entendible y sencillas. Si un taller no puede darte un presupuesto claro, detallado y por escrito, algo no está bien.

Por lo tanto, si no entiendes qué pasa con tu coche y sobretodo, no estás claro cuánto va a costarte…¡Huye!

6. Presupuesto y recibos

En relación al punto anterior. El presupuesto debe hablar por sí solo, debe ser conciso, claro y libre de interpretaciones.

Debes fijarte que en él se establece de manera clara, lo mismo que te han comentado de manera verbal, es decir, el mismo diagnóstico, el mismo precio y las mismas piezas involucradas.

Por otro lado, el taller debe entregar recibos de abonos y facturas de pagos.

7. Nunca es tarde para huir

Aunque ya nos hayan hecho una revisión y nos hayan dado un presupuesto, nunca es tarde para salir despavoridos de un taller. No debemos sentirnos obligados al servicio si algo no está del todo bien.

Es preferible perder el dinero de la revisión antes que llevarnos la desagradable sorpresa de ser estafados, con mal servicio o incluso que nuestro coche salga peor de cómo ha entrado.

Una vez que hayas encontrado un taller de confianza, podrás sentirte con la tranquilidad de tener un servicio seguro, profesional y eficiente.