Los problemas comunes con el sistema de frenado, son causantes de la mayor parte de los accidentes viales.

Según la Dirección General de Tráfico, los sistemas de frenado defectuosos, son causantes de una gran parte de los accidentes viales en toda España.

Los frenos, son probablemente, uno de los elementos de seguridad más importantes del vehículo.

El sistema de frenado, permite aminorar la velocidad de desplazamiento del coche e incluso, detenerlo por completo ante un obstáculo o una situación de peligro.

Un sistema de frenado en óptimas condiciones, puede marcar la diferencia a la hora de una eventualidad en la carretera. Sin embargo y a pesar de los grandes esfuerzos que hacen los expertos en concienciar a los conductores sobre su importancia, muchos aún no lo parecen interiorizar.

Veamos cuales son los problemas comunes en el sistema de frenado y cómo mantenerlo en buenas condiciones.

Sistema de frenos: Funcionamiento

Los frenos son un sistema complejo, que está compuesto por diferentes elementos mecánicos, neumáticos, electrónicos y computarizados. Su objetivo principal es reducir la velocidad del coche hasta detenerlo totalmente.

Las partes del sistema son:

  • Pedal de freno
  • Bomba de frenado
  • Líquido de frenos
  • Disco o tambor
  • Zapatas, pastillas o bandas
  • Freno de emergencia

freno de un coche

El sistema de frenos, funciona de manera general de la siguiente manera:

  1. La presión sobre el pedal de freno envía una señal de inicio de la acción.
  2. La bomba de frenado libera un líquido adherente.
  3. Este líquido se combina con la fricción que ejerce las zapatas metálicas sobre el disco o tambor
  4. Los neumáticos detienen su marcha y se inicia un proceso de fricción negativo que aminora o detiene la marcha.

Las partes y procesos de funcionamiento del sistema, puede presentar fallas mecánicas o electrónicas en combinación con elementos internos y exógenos.

Problemas comunes del sistema de freno

Como es lógico, no podemos darnos el lujo de comprobar si el sistema de frenos no funciona correctamente. Debemos prestar atención a los siguientes síntomas de algún tipo de problema con el frenado del coche:

  1. Mayor distancia en el pedal: Necesitamos ejercer más presión sobre el pedal para lograr un frenado eficiente.
  2. Sonidos agudos: De chirridos metálicos cada vez que frenamos, estos sonidos tienden a incrementarse con la presión sobre el pedal.
  3. Frenado discontinuo o escalonado: Una pastilla desgastada o un disco con rayones, no hacen contacto continuo y por ello se producen estos saltos en el frenado.
  4. Vibraciones en el volante al frenar: Irregularidades, cristalizado o suciedad en las pastillas y bandas, pueden causar estas vibraciones.
  5. Disminución en el nivel del líquido de frenos: Mayor consumo de líquido de frenos, puede ser síntoma de fallas en las zapatas o bomba de frenado.
  6. Ranuras en el disco de frenos: Cuando las pastillas se gastan, pueden rayar la superficie del disco. Partículas metálicas o cristalización de las pastillas pueden causar estas ranuras.
  7. Desgastes irregulares en el neumático: Fallas en la simetría del frenado, puede causar desgastes disparejos por excesos de fricción en un lado del coche.
  8. Mayor recorrido del freno de emergencia: Pastillas o bandas desgastadas, discos rayados, poco líquido de frenado o aire en el sistema, puede causar este mayor recorrido.
  9. Encendido de la luz del tablero de ABS o BRAKE: El cerebro eléctrico del coche, puede detectar una falla en el sistema y alertar sobre la revisión. Esta señal puede ser intermitente o quedarse de manera fija, cuando la revisión debe ser urgente.
  10. Tirones de la dirección: Desgastes irregulares de las pastillas, bandas, equilibrado de neumáticos o fallas de la bomba de frenado, pueden causar que exista más fuerza en un lado.