Hay dos cosas seguras en esta vida: la muerte y que nadie en el mundo se va a salvar de, al menos una vez, tener una rozadura o arañazo en el coche, bien sea por su culpa o por la de otro conductor. Una vez que el daño está hecho, mucha gente se alarma y lo primero que hace es llevarlo al taller donde le van a cobrar un pastón por la mano de obra y por pintar el arañazo, cuando hay varios métodos que uno puede hacer con sus propias manos que le harán ahorrarse bastante dinero y tiempo en reparar arañazos del coche.

Como no es oro todo lo que reluce y en Internet hay mucha desinformación y mentiras, vamos a ver formas simples y económicas que funcionan para quitar los arañazos de nuestra carrocería del coche.

Antes de nada, si un arañazo ha ocasionado una abolladura, debemos de sacarla primero para repararlo correctamente. Sacar una abolladura es muy sencillo, solo se necesita agua caliente y agua fría. Primeramente, se rocía la abolladura con agua caliente y nada más terminar se la echa agua fría para crear un contraste de temperatura, y con unos golpecitos a la chapa va a salir esa abolladura. En caso de que no salga se haría ese mismo proceso pero por el lado interior de la chapa; se darían unos golpes suaves con algo de cabeza redonda y se sacaría.

Primero hay que diferenciar si el arañazo es superficial o ha rozado hasta capas más profundas.

reparar arañazos del coche

Si el arañazo es superficial existen estos trucos:

Aplicar acetona(quitaesmalte)

Debes de limpiar bien la zona del arañazo. Una vez limpio todo, con un paño suave se impregna el trapo de acetona y se frota en círculos sobre el arañazo hasta que se desvanezca, que por lo general no va a costar casi nada.

Rotuladores

Existen unos rotuladores especiales para carrocerías que, en el caso de tener un arañazo poco profundo, lo puedes pintar como si de un dibujo se tratase. Y quedará invisible a la vista, como nuevo.

Pulimento

Es muy utilizado tanto en arañazos superficiales como en más profundos, pero en este caso si nuestro arañazo no presenta mucha gravedad un buen pulimento nos va a dejar la pintura como nueva. Para un correcto uso, debemos de obtener un pulimento acorde al nivel de abrasión que deseemos (en este caso bajo) y con un trapo de microfibra frotar en círculos y lentamente la zona afectada. Recuerda que antes de hacer cualquier cosa hay que limpiar la zona que vas a tratar a conciencia.

Cuando el arañazo es más profundo

Lijar y aplicar pulimento

Ya no vale solo con limpiar la zona y aplicar pulimento sino que se debe lijar toda la zona afectada y acto seguido aplicar pulimento e ir haciendo desaparecer poco a poco el arañazo. Hay que tener cuidado de no lijar demasiado fuerte ya que podrías comerte la pintura.

Otra opción económica sería la siguiente:

Lijar, pintar, y barnizar

Este método se usa cuando el arañazo es bastante importante y no queda otro remedio, pero si se ejecuta correctamente puede quedar un resultado prácticamente perfecto. Consiste en lijar la zona afectada y pintarla con un spray de imprimación del color de la pintura. Para un buen resultado lo ideal es aplicar varias capas de pintura. Una vez se haya secado esta, con un pulimento se quitan las impurezas si las hubiera y acto seguido se debe proceder a barnizar para conseguir una textura y brillo como el resto del coche, y también para proteger la pintura a agentes climáticos como la lluvia.