Le Mans ’66 se ha estrenado en toda Europa en noviembre. La película cuenta la historia del legendario duelo entre Ford y Ferrari que tuvo lugar durante el icónico desafío de resistencia francés de ese año. Uno de los elementos clave de la carrera fue el papel fundamental que desempeñaron los neumáticos Goodyear que llevaron a Bruce McLaren y Chris Amon a conseguir la victoria.

Cuando Bruce McLaren y Chris Amon lograron la victoria en las 24 horas de Le Mans de 1966, Ford no fue la única compañía estadounidense que dejó su huella en el mundo. El famoso GT40 Mark II negro compitió con neumáticos Goodyear, tras haber comenzado la carrera con gomas del gran rival de la compañía en la llamada ‘guerra de neumáticos’, Firestone.

Los coches en la salida de Le Mans '66

“La victoria de McLaren y Amon además del podio completo para Goodyear supuso nuestro segundo triunfo consecutivo en Le Mans,” explica Mike Rytokoski, Vicepresidente y Director de Marketing de Goodyear Europa. “Goodyear está particularmente orgulloso de haber jugado un papel tan decisivo en este histórico día para el automovilismo. Estamos encantados de rememorar nuestro pasado y por ello nos hemos asociado con la película Le Mans ’66.”

La película

Los ganadores del Oscar Matt Damon y Christian Bale protagonizan Le Mans ’66, la historia real del visionario diseñador de automóviles estadounidense Carroll Shelby (Damon) y el intrépido piloto británico Ken Miles (Bale), quienes juntos lucharon contra las leyes de la física y sus demonios personales para construir un revolucionario coche de carreras para Ford Motor Company y enfrentarse al dominio deportivo de Enzo Ferrari en las 24 Horas de Le Mans en 1966.

Un ford con neumaticos Goodyear en Le Mans '66

La carrera de 1966

Las 24 horas de Le Mans de 1966 comenzaron en condiciones de lluvia y rápidamente se hizo evidente que los neumáticos Goodyear rendían mejor que los Firestone. Dos de los coches del equipo de competición de Shelby American que participaban, el número 1 de Ken Miles/Denny Hulme y el número 3 de Dan Gurney/Jerry Grant, no estaban teniendo problemas con sus neumáticos Goodyear, pero el de Bruce McLaren, calzado con Firestone, estaba perdiendo partes de la banda de rodadura en la recta de Mulsanne a más de 337 km/h.

Cuando Bruce McLaren entró a boxes para dar el relevo a Chris Amon, buscó al representante de Firestone y negoció un cambio a Goodyear.

Al día siguiente, al final de la carrera, los Ford número 2, 1 y 5 sobrevivientes, siendo este último el coche patrocinado por Holman & Moody de Ronnie Bucknum y Dick Hutcherson, se acercaron para llegar juntos a meta. El empate técnico entre los dos coches de Shelby continúa debatiéndose a día de hoy, pero la historia cuenta que McLaren y Amon consiguieron la victoria por haber salido unos metros más atrás y, por lo tanto, haber recorrido una mayor distancia durante el mismo tiempo. Sin embargo, si no hubiesen cambiado sus neumáticos por los Goodyear, ni siquiera habrían estado en la batalla.

(Fuente: Goodyear)