Antes de hablar de su funcionamiento o averías, quizá algunos de vosotros no sabéis qué es el caudalímetro, denominado también flujómetro. Se trata de un instrumento de medida que nos aporta información acerca del caudal o gasto volumétrico de un fluido, además de medir el gasto másico.

Cómo funciona un caudalímetro

Gracias al caudalímetro conocemos el caudal de aire y la temperatura del tubo de admisión del motor. Conseguimos esta información gracias a un hilo de metal que se calienta, con lo que conocemos a qué temperatura se encuentra el aire que lo atraviesa. Su funcionamiento se basa en el puente de Wheatstone, que mide cuánta energía necesita para que ese hilo se mantenga a una temperatura constante y, según eso, sabe la cantidad de aire que está pasando en ese momento por el tubo.

Qué tipo de averías suele tener el caudalímetro de mi coche

Una avería más o menos grave en este instrumento es algo muy común en los coches, por lo que es muy útil saber en qué casos se debería cambiar y en cuáles un simple arreglo puede permitirnos continuar con el mismo. El gran problema es que hay muchas causas que pueden dar lugar a que la cantidad de aire que pasa por el caudalímetro se altere.

El principal síntoma o indicador de que algo no va bien lo veremos si se enciende una luz de avería en el cuadro de mandos del conductor o con un código de avería que nos informa de algún problema en el sensor. Sin embargo, esto pocas veces tendrá que ver estrictamente con el caudalímetro, sino que se trata de una toma de aire, lo que significa que está habiendo una fuga de aire en el recorrido hasta los cilindros del motor.

¿Cómo evitar las averías del caudalímetro?

Para evitar averías que nos hagan cambiar el caudalímetro de nuestro coche hay dos cosas que nos pueden ayudar mucho. Utilizar unos buenos filtros de aire y realizar una limpieza del instrumento cuando sea necesario.

Los pasos para limpiar un caudalímetro deben hacerse con cuidado, teniendo en cuenta que es un instrumento que puede romperse con facilidad. Antes de nada, busca el sistema de admisión de aire, desmonta el caudalímetro desconectando las conexiones eléctricas con el coche completamente apagado y teniendo cuidado de no romper el cable al extraerlo. Una vez hecho esto, deposita el delicado instrumento de medida en una superficie que se encuentre completamente limpia y rocía el líquido compensador de componentes eléctricos todas las veces que veas necesarias hasta que el caudalímetro esté completamente limpio.

Sabiendo cómo limpiar el caudalímetro del coche y usando unos buenos filtros no nos encontraremos el caudalímetro sucio, síntomas de posibles averías o la necesidad de comprar uno nuevo para nuestro vehículo.

En conclusión, el caudalímetro, el instrumento que mide el caudal del aire y la temperatura del tubo de admisión del motor, debe ser cuidado y limpiado con cierta regularidad para mantenerlo en las mejores condiciones y que las posibles averías o fallos del instrumento sean menos probables.