Alexander Hitzinger, jefe del proyecto para el desarrollo del coche autónomo de Volkswagen ha anunciado que “El Grupo propondrá para 2025 un sistema de conducción autónomo listo para el mercado“. El manager también confirmó que los primeros tests comenzaron en marzo de 2019 en la ciudad de Hamburgo, con el objetivo de verificar y probar las diversas tecnologías, utilizando cinco e-Golf especialmente equipados.

El proyecto utilizó diferentes enfoques para la inteligencia artificial, como el aprendizaje profundo, las redes neuronales y los métodos de reconocimiento de patrones. La situación del tráfico se vuelve a evaluar varias veces por segundo, actualizando, verificando y confrontando los datos en tiempo real. El software necesario fue escrito por el propio equipo de Volkswagen Group Innovation.

test del coche autónomo de Volkswagen

5 gigabytes de datos por minuto

En los automóviles utilizados para las pruebas, los técnicos de Volkswagen han montado varios sensores, colocados en el techo, en los pasos de rueda y en las áreas delantera y trasera, para poder analizar el entorno circundante con once láseres, siete radares, catorce cámaras y ultrasonidos. La información transmitida se ha procesado utilizando un software específico con la potencia de quince PC portátiles que intercambian hasta cinco gigabytes de datos por minuto.

pantalla del coche autónomo de Volkswagen

Los coches autónomos e-Golf pueden calcular la situación potencial del tráfico con aproximadamente diez segundos de anticipación y el sistema, impulsado por la inteligencia artificial, está capacitado para predecir múltiples escenarios y reducir significativamente los tiempos de respuesta.

embrague del coche autónomo de Volkswagen

Los fans de Volkswagen tendrán pronto un coche autónomo

Para desarrollar un tipo de coche autónomo de nivel 4 (el penúltimo, en que todavía hace falta la presencia humana para retomar el control, en caso de necesidad) el grupo alemán fundó la nueva empresa Volkswagen Autonomy (VWAT) GmbH que reúne a varios expertos en el sector de todo el mundo.

Estamos hablando de un proyecto innovador y extremadamente complejo”, dijo Hitzinger, “en el que dependemos, en gran medida, de la disponibilidad de datos. La prueba de funcionamiento en Hamburgo nos permitió optimizar el sistema, pero queremos aumentar drásticamente el número de escenarios a través de nuevas y siempre más complejas simulaciones“.

En futuro, los coches autónomos serán producidos en serie. Por ello es necesario que se posible garantizar una experiencia de movilidad inclusiva para todos, en cualquier momento y en cualquier lugar.