Conducir sin haber pasado la ITV o con la ITV caducada, acarrea graves sanciones.

La Inspección Técnica de Vehículos, es más que un simple trámite burocrático, es la certificación de aptitud del vehículo, indispensable para circular.

La Dirección General de Tráfico, establece dos condiciones de aptitud para permitir la circulación de vehículos en el territorio español.

En primer lugar, el conductor debe estar suficientemente capacitado teórica y prácticamente para conducir un determinado tipo de vehículo.

Para ello, se realizan pruebas de conocimientos de las leyes de tráfico, señales y sistemas de alerta en las diferentes vías de comunicación terrestre.

Aunado a ello, el conductor debe probar su capacidad física para ejercer la conducción de un coche, camión, moto o cualquier otro vehículo.

Sin embargo, no solo el conductor debe aprobar su capacidad de conducir un vehículo de manera apropiada y segura para el resto de la población.

El vehículo, debe probar ante la administración que dispone de las condiciones mínimas para su desplazamiento.

¿Qué es la ITV?

La Inspección Técnica de Vehículos o mejor conocida como ITV, es una revisión periódica que hace la DGT a todos los vehículos del parque automotor español.

Para hacer esta revisión, la administración ha dispuesto a lo largo del territorio, una serie de centros de inspección técnica y de suficiencia mecánica.

En ella, una serie de peritos especializados, confirman que el vehículo cumpla con las siguientes variables:

Seguridad

Los sistemas de frenos, dirección, iluminación, señalización, emergencia y aditamentos de seguridad, deben estar en correcto funcionamiento.

Condiciones exteriores

La carrocería, chapa, pintura, cristales y otros elementos exteriores del vehículo deben cumplir unas condiciones mínimas. Estas no deben suponer un riesgo a los demás conductores, peatones o vías públicas.

Condiciones interiores

Los sistemas de refrigeración, inyección, distribución y otros elementos mecánicos deben funcionar de manera correcta y sin adulteraciones maliciosas o perjudiciales.

Habitáculo

Los asientos, molduras y distribución interior del espacio, no deben presentar alteraciones que impidan la seguridad de los ocupantes.

Neumáticos

La banda de rodadura, estructura y flancos del neumático deben estar en óptimas condiciones exteriores, de espesor o de indemnidad.

Seguridad al ocupante

Los sistemas de cinturones de seguridad, airbags, señalizaciones y otros aditamentos de seguridad deben funcionar de manera correcta.

Mecánica

Los niveles de lubricantes, refrigeración, líquido de frenos, embragues y otros elementos mecánicos deben estar en las mínimas condiciones recomendadas por el fabricante.

Asimismo, el funcionamiento del motor, transmisión, tracción, amortiguación y otros sistemas mecánicos, eléctricos y electrónicos, deben estar en óptimas condiciones.

Contaminantes

Las regulaciones europeas han establecido un mínimo de emisiones permitidas por un vehículo. Esto genera una clasificación de contaminación que en algunos casos puede determinar la no aptitud para circular.

ITV Caducada: Sanciones

La Inspección Técnica de Vehículos, se establece con un plazo de validez determinado.

El objetivo de esta periodicidad en las inspecciones es que la DGT, pueda comprobar que no se han hecho alteraciones a los sistemas de funcionamiento. Estas alteraciones no pueden afectar la seguridad o la aptitud del vehículo.

También se comprueba que se han seguido las indicaciones pertinentes al mantenimiento preventivo del vehículo y que se mantiene la capacidad de una circulación segura.

Sin importar el cambio de titularidad, domicilio u otros cambios, los plazos de vigencia de la ITV, son bastante taxativos.

A partir del primer día de caducidad del período de vigencia de la ITV, la circulación del vehículo genera sanciones administrativas y pecuniarias.

Circular con la inspección de la ITV caducada puede generar una multa de 200 euros. El conductor tiene la posibilidad de obtener 50% de descuento por pago antes de los 20 días siguientes.

Es importante señalar que la reincidencia puede generar multas superiores y conllevar sanciones que pueden llegar a la inmovilización del vehículo.

ITV negativa: Sanciones

No aprobar la ITV, puede venir por dos vías:

ITV negada, es decir, la administración niega el permiso de circulación del coche porque incumple de manera grave las condiciones mínimas de seguridad vial.

ITV desfavorable. En este caso, la administración hace un informe con una serie de recomendaciones a realizar en el vehículo y la invitación a una nueva inspección, una vez hechos los cambios.

En el caso de circular con una ITV desfavorable, dependiendo del caso, la administración puede imponer una sanción de 200€ con un período de revisión. Esta sanción puede obtener el beneficio de 50% de descuento.

El caso más grave es el de circular con una ITV negada. En este caso, la DGT no aprueba la circulación del coche en las vías públicas.

Si un coche es detenido y se comprueba la ITV negativa, el agente impondrá una multa de 500€, sin posibilidad de descuento y procederá a la inmovilización del vehículo.

Aún estando aprobada la ITV, circular sin la pegatina en el parabrisas, acarrea una sanción de 80€.